viernes, 16 de enero de 2015

COSAS PARA PENSAR Y COSAS PARA DECIR.

Alguien, de cuyo nombre no quiero acordarme dijo en una comparecencia publica, una enigmática frase cargada de cinismo. No voy a traer aquí la frase completa, porque la idea que pretendo resaltar es la siguiente. Hay cosas que se pueden pensar, pero no se deben decir